Now Reading
Siete motivos por los que no ir a Berlín

Siete motivos por los que no ir a Berlín

https://www.instagram.com/p/BIRpWLnj7qz/?taken-at=237880924https://www.instagram.com/p/BIQdaK1jEhk/?taken-at=237880924https://www.instagram.com/p/BHZdPecjjBH/?tagged=boxhagenerplatzhttps://www.instagram.com/p/0iXQPTiti9/?tagged=nowkoellnflowmarkthttps://www.instagram.com/p/BK84XlwB1-t/?tagged=currywursthttps://www.instagram.com/p/BK6UMDChorc/?tagged=currywursthttps://www.instagram.com/p/BK6SljxDpEe/?tagged=spreeparkhttps://www.instagram.com/p/BK6ThdxDZPV/?tagged=spreeparkhttps://www.instagram.com/p/BK47PLKghMQ/?tagged=spreeparkhttps://www.instagram.com/p/BIiab0aAN0B/?tagged=berlinbeerhttps://www.instagram.com/p/BK2ko6eAxCI/?tagged=berlinbeerhttps://www.instagram.com/p/BKvNcSog-el/?tagged=kellerbierhttps://www.instagram.com/p/BKp1fM-B86i/?taken-at=828570https://www.instagram.com/p/BKNkg08gUxU/?taken-at=828570https://www.instagram.com/p/BKB_lAbAnDm/?taken-at=789542https://www.instagram.com/p/BD8pPv7Emwy/https://www.instagram.com/p/BJKx-KbAJz8/?tagged=buchstabenmuseumhttps://www.instagram.com/p/BKyaA2IAOmV/?tagged=berlinkaraokehttps://www.instagram.com/p/BK-d1ZpD7TE/?tagged=berghainhttps://www.instagram.com/p/BK7lb3XAQVy/?tagged=berghain

Berlín es una ciudad horrible. Está lleno de gente joven, hay metro a todas partes y me estoy cansando de ir de fiesta a fábricas abandonadas.

Estos son mis siete motivos por los que nunca deberías ir a Berlín:

1. Está repleto de mercados rarísimos

Los famosos mercados de Berlín siguen de moda. En el mercadillo de Maurpark puedes encontrar todo tipo de trastos.

Es un buen sitio si te gustan los cascanueces…

…o cualquier otra chorrada del estilo.

Así es Berlín. ¿Qué me dices de comprar un montón de discos que ya nadie escucha en Boxhagener Platz?

¿A quién le apetece alguna joya en Fehrbelliner Platz?

También puedes comprar objetivos para cámaras de fotos en el Nowkoelln Flowmarkt.

2. La comida para llevar es una basura

Ay, el currywurst… Es la peor comida antiresaca del mundo. O casi.

Seguro que no te apetece comer pan, patatas fritas, buenas salchichas alemanas con kétchup casero y salsa de curri, ¿a que no?

¿Quién se ha atrevido a meter verduras en un plato así? ¡Bárbaros!

3. Los parques de atracciones abandonados sin motivo

¿Que han abandonado un parque de atracciones con temática de dinosaurios? Eso es un sacrilegio. Ningún país que tuviera un poco de respecto por sí mismo haría eso.

Vale, puedes dar una vuelta por ahí haciendo fotos como esta:

O como esta:

4. Hay un montón de cerveza rubia…

Si quieres una cerveza de alta fermentación en condiciones, quizá una tipo ale, o una oscura, lo vas a tener crudo.

Vale, puede que eso nos lo hayamos inventado un poco (es que es muy difícil escribir este artículo, ¿sabes?).

En Alemania existe la ley de la pureza de la cerveza alemana (Reinheitsgebot), por lo que al menos sabes lo que te ponen. Es la ley gastronómica más antigua del mundo.

En realidad, tienen un montón de cervezas de trigo y oscuras, incluida la tipo bock.

También está la Berliner Weisse, una cerveza de trigo más floja que cuenta con denominación de origen europea. Berlín contaba con 50 fábricas de esta cerveza, pero actualmente solo quedan dos, y para mí son demasiadas.

Luego están las cellerbeer, las cervezas rubias sin filtrar, parecidas a las ale de barril, y normalmente con un volumen de alcohol del 5 %.

5. Hay museos raros por todos lados

Berlín cuenta con una isla de museos, lo que hace que evitar ir allí sea muy fácil. Qué útil.

Si por alguna extraña razón acabas siendo atraído a alguna de estos extraños museos, puedes ir a estos:

Museo de los Ramones

Sí, es raro. Dee Dee, Marky, Joey, Titch y los demás están bien representados en más de 500 objetos de recuerdos. Ah, también es un pub.

Museo de la RDA

Gracias a Dios que alguien conmemora la historia de la Alemania del este. Ya era hora.

Si necesitas descansar en un salón, una cocina o un baño de la antigua RDA, no te cortes. Estás en tu casa.

Aquí hay también equipos para realizar escuchas secretas que te hará sentir que alguien se preocupa por ti y te observa.

Museum der Dinge

Este museo del diseño del siglo XX, ubicado en Oranienstrasse, está lleno de juguetes, mesas y televisiones de los setenta.

Y de tetas de porcelana.

Buchstabenmuseum

Por si fuera poco, también puedes visitar el museo de los tipos de letra.

A todos nos gusta una letra de metro y medio, pero no tanto como a los fundadores del museo Buchstabenmuseum.

See Also

Sé que esto te mola. Así que aquí tienes más letras.

Y otras pocas más.

6. Aquí todavía gusta el karaoke

Y no solo un poquito. Las sesiones de karaokes de Bearpit todos los domingos por la tarde en Mauerpark ofrecen un espectáculo cual anfiteatro romano a cientos de personas.

Está hecho para que haya un buen ambiente y mucho apoyo por parte de los asistentes.

7. No puedes entrar en las discotecas

Cuando puedes pasarte un fin de semana entero (literalmente) en una discoteca, esto no sorprende. Sin embargo, es imposible entrar en Berghain. Te esperan tres horas de cola que suelen terminan en rechazo por cualquier motivo.

Una vez que sepas a lo que vas, ¿por qué no lo consideras parte de la experiencia?

Lo que el local promete en su interior es bastante variado. Están las famosas salas para sexo y una discoteca gay en el edificio anexo (donde te piden que te desnudes y pongas la ropa en una bolsa).

Desde fuera no parece nada divertido, ¿a que no?

Si estás de Erasmus en Berlín (pobrecillo) echa un vistazo a nuestros artículos sobre Berlín para saber cómo llevarlo bien.

 

Traducción de Irene Corchado


Gracias por leernos. Esperamos que vuelvas pronto por el blog. 

¿Qué te ha parecido el artículo? Comparte tu opinión en los comentarios.

Recuerda que si necesitas pisos para estudiantes en Berlín o en otras ciudades de Europa, en Uniplaces estamos para ayudarte.

Scroll To Top