menu
Más mierdas

11 platos que deberías probar durante tu año Erasmus en Portugal

Irene Corchado

Todos sabemos que irse de Erasmus consiste en estudiar en otro país, salir bastante más de lo que deberíamos y conocer un poco mejor el mundo, pero no olvidemos otro elemento importante: la comida. Si tienes la suerte de estudiar en un país con una gran tradición gastronómica, sabrás que volverás con algún kilo más. Portugal tendrá ese efecto, sobre todo si no puedes resistir la tentación de comprar un pastel de nata cada vez que pases por una pastelería.

Portugal no es solo Lisboa y Oporto. Hay muchos otros lugares que descubrir y platos regionales que probar, si te atreves.

Haz clic en nuestro mapa gastronómico y echa un vistazo a algunos de los mejores platos de cada región portuguesa.

FoodsMap-ESweb

1. Papas de Sarrabulho (Minho)

Este es un plato para valientes. Las papas de Sarrabulho tienen su origen en Minho, ubicado en el norte de Portugal, y consiste en un guiso de patatas, sangre de cerdo, pollo, carne de cerdo, jamón, salchichas, comino, limón y pan o harina de maíz. Es un plato sabroso y contundente, perfecto para el invierno.

2. Feijoada à Transmontana (Trás-os-Montes)

La feijoada à Transmontana es el potaje de alubias portugués más tradicional, en cuya receta se basan otros platos, incluida la famosa feijoada brasileña. Se prepara con alubias rojas y surgió en la zona de Trás-os-Montes, en el norte del país, en una época de escasez de carne en la que los campesinos y agricultores utilizaban todas las partes del cerdo.

3. Francesinha (Oporto)

The Daily Meal ha llegado a considerar este sándwich portugués como uno de los 12 sándwiches de los que nunca has oído hablar, pero que te cambiarían la vida. Se cree que la versión actual de la francesinha la inventó un emigrante portugués en la década de los sesenta que intentó adaptar el croque monsier francés al gusto de los portugueses. Es un plato imprescindible en Oporto y normalmente se prepara con pan, jamón, linguiça (embutido parecido a una salchicha), filete de carne o carne asada y está cubierto de queso fundido y una misteriosa salsa algo picante. Se sirve con patatas fritas.

4. Ovos Moles (Aveiro)

Este dulce bocado típico de Aveiro y de origen monástico se elabora solo con yema de huevo y azúcar. Los ingredientes se mezclan y se vierten en pequeños moldes con forma de conchas o peces. Son perfectos para el viajero goloso.

5. Queijo da Serra (Beira Alta)

Todo un regalo para los amantes del queso. El queijo da Serra se elabora principalmente en invierno y debe madurar durante al menos treinta días. Es un queso de sabor fuerte, elaborado en las montañas de la sierra da Estrela con leche de las ovejas de la zona. Se puede comer bien cuando aún está blando y cremoso o cuando está maduro y firme.

6. Leitão da Bairrada (Beira Litoral)

Leitão significa «lechón» en portugués, y suele comerse asado en horno de leña en ocasiones especiales, aunque es un plato típico de Bairrada. Es habitual ver a familias de otras zonas del país acudir a esta región para probar este suculento plato.

7. Caldeirada de Peixe (Estremadura y Ribatejo)

Un sabroso guiso de distintos tipos de pescado, como caballa, rape y bacalao, aunque también puede llevar marisco. Se elabora partiendo de un sofrito de cebolla, ajo, tomates y perejil, por lo que seguro que cuando acabes de comer el pescado, asegúrate de tener un buen trozo de pan para mojar en la salsa.

8. Pastel de Belém (Lisboa y alrededores)

Seguro que has oído hablar de los pasteis de nata, pero lo que busca todo aquel que visita Lisboa son los pastéis de Belém. Incluso el periódico británico The Guardian ha llegado a considerarlo el 15º dulce más rico del mundo. La receta actual data de 1837 y se basa en una receta antigua del monasterio jerónimo cercano. La receta completa de este pastelito sigue siendo un misterio que pocos conocen.

9. Choco frito (Setúbal)

 

A post shared by Mari (@mariell_moro) on

Es el plato estrella de Setúbal, que suele acompañarse con patatas fritas. A solo una hora de tren de Lisboa (Campolide), Setúbal es el lugar perfecto para comer choco frito a orillas del Atlántico.

10. Migas (Alentejo)

Las migas alentejanas son un plato contundente, pues llevan, no solo pan de esta zona del sur de Portugal, sino también aceite de oliva, ajo y otros ingredientes como carne de cerdo, tomates, pimientos rojos y cilantro fresco. Suelen servirse como guarnición.

11. Dourada Grelhada (Algarve)

Con 200 kilómetros de costa, no sorprende que los platos favoritos del Algarve sean los de pescado. No hay receta más simple que la de una dorada a la parrilla, acompañada de patatas cocidas y una ensalada de lechuga y tomate. Sencillo y sabroso.

Si no puedes viajar a estas regiones durante tu estancia Erasmus en Lisboa u Oporto, no te preocupes, porque puedes probar estos platos en cualquiera de las dos ciudades.

¿Te han gustado nuestras recomendaciones? No te pierdas los 17 platos que deberías probar durante tu año Erasmus en España.

Traducción de Irene Corchado


Gracias por leer el artículo. 

¿Has probado alguno de estos platos portugueses? Cuéntanoslo en los comentarios. Y recuerda que, si necesitas alojamiento universitario, en Lisboa u Oporto, en Uniplaces podemos ayudarte.

Thanks for reading this post

Reset Filters