menu
Más mierdas

Los platos que deberías probar en cada Comunidad Autónoma

Irene Corchado

This post is also available in: Inglés Italiano Alemán Francés

Irte de Erasmus te da la oportunidad de conocer un poquito mejor un país a través de la observación diaria, el aprendizaje del idioma o la interacción con la gente. Otra buena forma de conocer la cultura del lugar al que vas es a través de su gastronomía. Si tienes la suerte de pasar un cuatrimestre (o un año entero) en un lugar con una tradición culinaria tan rica y variada como España, no te quedes simplemente con el tapeo en Madrid o Barcelona e intenta probar tantos platos típicos como puedas.

Echa un vistazo a nuestro mapa gastronómico y toma nota de los platos más destacados de cada comunidad autónoma:

mapa gastronomico de españa

1. Pulpo a la gallega (Galicia)

El plato gallego más conocido (con permiso de la empanada) se ha extendido a buena parte del país, pero, como suele pasar, para probar la receta auténtica hay que ir a la tierra de origen. Si adelantas tu llegada al mes de agosto el segundo domingo tienes una cita en O Carballiño con la Festa do Pulpo.

2. Fabada (Asturias)

Nada que una buena fabada asturiana para un día de invierno. Este calórico potaje de alubias, carne de cerdo, chorizo y morcilla de la tierra es, sin duda, contundente, pero ya tendrás tiempo luego de bajar la comida con una buena sidra y un paseo.

3. Cocido montañés (Cantabria)

Otro potaje de alubias esencial para el frío invierno del norte es el cocido montañés, típico de Cantabria. Además de alubias blancas, lleva (atención) panceta, chorizo, costilla de cerdo, morcillas varias, berza, patatas y pimentón dulce. Abstenerse preocupados por la dieta.

4. Bacalao al pil-pil (País Vasco)

Solo se necesitan cuatro ingredientes para elaborar este sabroso plato vasco: bacalao, ajo, guindilla y aceite de oliva. Normalmente se prepara en cazuela de barro y, según dicen los entendidos, debe servirse en la mesa cuando aún está hirviendo.

5. Ajoarriero (Navarra)

Otra de bacalao, si bien esta receta es algo más elaborada. El bacalao al ajoarriero lleva distintos tipos de pimientos (verdes, del piquillo y choriceros), guindilla, ajos, salsa de tomate y perejil. Un imprescindible si visitas Navarra.

Una publicación compartida de Lidia de la O (@lidiadelao) el

6. Asado de ternasco (Aragón)

El ternasco es el cordero que todavía no ha pastado y, siguiendo esta receta típica aragonesa, se asa al horno con cebolla, ajo, vino blanco y patatas. Aunque puedes probarlo en cualquier rincón de la comunidad, te dejamos algunas sugerencias de asadores en Zaragoza: Asador Campo del Toro, Asador del Pilar y Asador La Forja.

7. Calçots (Cataluña)

Los calçots son cebolletas tiernas que se preparan y consumen de una forma particular. Se hacen a la brasa, se envuelven en papel de periódico y luego se sirven en una teja. Para comerlos debes pelarlo tirando de un extremo, mojarlo en una sabrosa salsa de tomates, pimientos, almendras y ajo y ¡para dentro! Cuenta con fiesta propia, llamada calçotada, en el municipio de Valls a finales de enero, así que toma nota.

8. Cochinillo asado (Castilla y León)

El plato más representativo de Castilla y León es, seguramente el cochinillo asado, un imprescindible si visitas Segovia u otra ciudad de la comunidad. Se prepara al horno de leña en cazuela de barro con laurel y se sirve crujiente y con el propio jugo del asado. Para acompañarlo, pide algún vino tinto de la tierra.

9. Patatas a la riojana (La Rioja)

Tres son los ingredientes base de esta receta típica riojana: patatas, chorizo y pimentón, y es un plato ideal para el invierno. No sabemos si el vino de Rioja es un buen acompañante o no, pero, ya que estás, pide una copita. ¿Cómo te vas a ir sin probarlo?

10. Bocadillo de calamares (Madrid)

Seguro que en más de una ocasión has oído eso de «Es más madrileño que un bocata de calamares». Con permiso del cocido, pocos platos son más típicos de la capital que este singular bocadillo que sorprende mucho a los extranjeros. Y no tienes que buscar mucho para encontrarlo, porque lo sirven en cualquier bar. Pásate por la cervecería Plaza Mayor o el Bar Postas, por ejemplo.

Una publicación compartida de Cristina (@cris_liim) el

11. Paella Valenciana (Comunidad Valenciana)

La paella es, probablemente, el plato español más conocido en todo el mundo, y también el más polémico. Cuando la paella sale en cualquier conversación, el debate está servido y hay opiniones para todos los gustos: que no llega guisantes, que si la mixta no es paella valenciana, que si lleva caracoles… Esto sorprenderá a más de uno, pero, según el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Arroz de Valencia, la paella valenciana solo debería servirse como tal si lleva estos 10 ingredientes: arroz, pollo, conejo, garrofón, tomate, judías verdes, azafrán, aceite de oliva y sal.

12. Jamón ibérico de bellota (Extremadura)

En tierra de encinas, bueno es el jamón, y Extremadura es sinónimo de ibérico. Una ración de buen jamón de bellota (tampoco descartes el de cebo) no puede faltar en cualquier escapada extremeña. Bueno, y quien dice jamón, dice también lomo, chorizo, salchichón, morcón, solomillo, secreto, pluma… La clave está en buscar la palabra «ibérico» en el menú.

13. Queso manchego (Castilla La Mancha)

El queso manchego es otro símbolo de la gastronomía española a nivel internacional y aparece mencionado incluso en El Quijote. Se elabora con leche de oveja manchega y es un perfecto entrante que puede servirse en una tabla o en tapas. Castilla La Mancha no está escasa de buenos vinos que serán el mejor acompañante.

14. Zarangollo murciano (Murcia)

Si visitas la región de Murcia no olvides pedir su afamado zarangollo. Se trata de un revuelto elaborado con calabacín, cebolla, huevos, aceite y sal. Un plato sencillo, pero muy rico que puedes comer como plato principal o como tapa, según el bar o restaurante. Algunas recetas incluyen también patata.

15. Sobrasada (Islas Baleares)

Este embutido es, junto con la ensaimada, el producto gastronómico más conocido de Mallorca. Se elabora con carne de cerdo, tocino, pimentón, sal y pimienta y se come normalmente con pan (aunque también se puede acompañar con miel), o puede utilizarse también como ingredientes en muchas recetas como croquetas.

16. Gazpacho (Andalucía)

La sopa fría veraniega por excelencia tiene infinitas variantes según la zona, aunque el denominado andaluz suele llevar tomates, pepino, pimientos, ajo, cebolla, aceite de oliva, sal, vinagre y agua (también puede llevar pan). A partir del gazpacho surgen muchas otras recetas andaluzas como el salmorejo cordobés.

17. Papas arrugadas (Islas Canarias)

El secreto de esta receta canaria es el uso de un tipo concreto de patata, la llamada «papa bonita», que se cuece sin pelar y con mucha sal. Aunque normalmente se sirven como guarnición en platos de pescado o carne, también puedes probarlas como tapa y acompañadas de mojo, una salsa roja picante típica.

¿Te han gustado nuestras recomendaciones? No te pierdas los 11 platos que deberías probar durante tu año Erasmus en Portugal

Gracias por leer el artículo.

¿Qué otros platos imprescindibles añadirías a la lista? Cuéntanoslo en los comentarios. Y recuerda que, si necesitas alojamiento universitario, en Uniplaces podemos ayudarte. Descubre nuestra selección de pisos para estudiantes en Madrid y Barcelona.

This post is also available in: Inglés Italiano Alemán Francés

Thanks for reading this post

Reset Filters