menu
Milán

Cinco costumbres que debes conocer si vas a estudiar en Milán

Irene Corchado

This post is also available in: Inglés

¿Planeas estudiar en Milán en el futuro? ¿Te vas a la ciudad italiana de Erasmus? Bravissimo! Seguro que ya sabes lo básico: que Milán es la ciudad de la moda y el diseño y que se come muy bien. Bien, pues ahora toma nota de algunas de las costumbres que debes tener en cuenta para sentirte integrado en la vida milanesa.

1) El apericena

 

A post shared by @simo.c_22 on

El término es el resultado de mezclar aperitivo y cena. En lugar de tomarlos por separado, en Milán lo hacen a la vez y a un precio asequible. ¿Cómo funciona? En el apericena pides una bebida y puedes comer (en algunos sitios todo lo que quieras) de un bufé por unos 10 €, lo que no está nada mal, sobre todo si llenas el plato una y otra vez.

2) La schiscetta

 

A post shared by _daniela_89 (@_daniela_89) on

Aunque a los milaneses les gusta cenar tranquilos con la familia o los amigos, suelen comer con prisas. Si trabajas, lo más seguro es que tengas un descanso muy corto, sin tiempo para comer fuera. Si estudias, no merece la pena perder la mitad del descanso para ir a otro edificio. De ahí que muchos llevan la schiscetta, la fiambrera de toda la vida, vaya. Así que, que no te dé vergüenza sacarla.

3) Las compras en Duomo los sábados

 

A post shared by Giulia Zini (@giulizini) on

Para los milaneses, los sábados son sinónimo de compras. Aprovechan que no tienen que trabajar o estudiar y acuden a la zona del Duomo, que, además de albergar un montón de tiendas y restaurantes, es un buen sitio para pasear. A veces hay bastante gente y hay colas en los probadores de las tiendas, pero forma parte de la vida milanesa y da una buena idea de cómo son sus habitantes: estudiantes, familias, parejas… Es genial ir de compras y ver la magnífica catedral nada más salir de las tiendas.

4) Tomar el sol en el parque Sempione

 

A post shared by Giulia Raneri Chiuso (@_.gin.__) on

Algunos creen que Milán es un sitio gris y deprimente. ¡No les hagas caso! Habrá muchos días de sol, sobre todo en primavera y verano, claro. Cuando sale los parques se llenan de gente y uno de los mejores es el parque Sempione, muy céntrico y con zonas donde puedes sentarte a leer un libro o charlar con tus amigos. Merece la pena.

5) Las excursiones de fin de semana

 

A post shared by Chloé Beaumont (@chlofee) on

Seguro que ya estás convencido de que Milán es un lugar increíble como mucho que ver y hacer. De todas formas, si te cansas del ritmo acelerado de la ciudad puedes subirte al tren y visitar lugares tan chulos como el lago di Como o el de Garda, ubicados a poca distancia. También puedes escaparte a Bolonia o Turín, por ejemplo. Los domingos no hay tanta gente en Milán y te preguntarás dónde van. Haz una escapada y lo sabrás.

Esperemos que estos consejos te ayuden a adaptarte a la vida milanesa y a disfrutar de todo lo bueno que tiene Milán.

Traducción de Irene Corchado


Gracias por leer este artículo.

¿Conoces alguna otra costumbre milanesa? Cuéntanosla en los comentarios. Recuerda que, si necesitas alojamiento universitario, en Uniplaces podemos ayudarte. Descubre además las mejores universidades de Milán y los barrios para vivir

This post is also available in: Inglés

Thanks for reading this post

Reset Filters