menu
Descubrir

Vida universitaria: comparando tu «yo» del primer año con tu «yo» del último

Irene Corchado

This post is also available in: Inglés Alemán

Cuando empieza el curso universitario allá donde mires verás a algún entusiasmado novato caminando por el campus mirando todo y a todos con asombro, mientras que los estudiantes de último curso murmuran por lo bajini «tú dale tiempo y verás».

Así es tu «yo» del primer año con tu «yo» del último:

Novatadas

Tu «yo» del primer año

Lo tienes claro: o todo o nada. ¿Por qué salir dos tres noches, cuando puedes salir de fiesta todos los días del periodo de novatadas y fiestas de bienvenida con el resto de novatos que van en busca del mejor ambiente universitario? No pasa nada por volver a las ocho de la mañana cuatro días seguidos. Como no hay cuatro sin cinco (¿así era?), hoy sales también.

Tu «yo» del último año

Ni de coña sales la primera semana, que se te hace larguísima, porque el ruido no te deja concentrarte en el proyecto de final de carrera y lo único que quieres es ponerte al día con el último episodio de Juego de Tronos. Compartir piso con novatos es una auténtica pesadilla, así que solo te queda encerrarte en tu cuarto hasta que pase la semana y se calme un poco el asunto.

Conociendo a gente nueva

Tu «yo» del primer año

«¿No me digas que te gusta [insertar grupo desconocido de rock indie]? ¡A mí también! Tenemos un montón de cosas en común». Descubrir a tu nuevo mejor amigo durante las primeras semanas puede ser tan fácil como eso. Haces migas con todo el mundo.

Tu «yo» del último año

Para entonces ya tienes un grupo de amigos establecido, aunque te sigue gustando conocer a gente nueva, pero definitivamente ya no te presentas medio borracho y te lías a dar abrazos a diestro y siniestro. Tus amistades actuales seguramente duren mucho tiempo, en comparación con las que apenas duran lo que duran las novatadas.

Con los compañeros de piso

Tu «yo» del primer año

Los primeros amigos que haces en la universidad salen contigo de fiesta y son testigos de tus cabreos cuando no te sale bien la tortilla. Están ahí cuando necesitas desahogarte y quejarte de pequeñeces y en la lista de contactos de emergencia en el móvil. Los quieres a muerte, hasta que empiezan a apilar platos sucios en el fregadero, claro.

Tu «yo» del último año

Por fin te vas del piso de estudiantes y compartes con tus mejores amigos. Ya no tienes que soportar a compañeros con los que te llevas mal y empiezas a imaginar lo mucho que vas a disfrutar de un año tranquilito lleno de buenos momentos. Luego te das cuenta de que los amigos del alma también pueden llegar a ponerte de los nervios.

Modelitos

Tu «yo» del primer año

¿Quién dice que el trayecto a la facultad no es una pasarela? Lo es, porque nunca sabes con quién te vas a encontrar, así que te vistes para impresionar y te esfuerzas al máximo por llevar el pelo y el maquillaje perfectos.

Tu «yo» del último año

Es totalmente aceptable (bueno, habitual, al menos) ir a clase por la mañana sin peinar y en chándal. Asegurarte de ir hecho un pincel a todos lados ya no es una prioridad. Después de tantas noches de fiesta y tantos trabajos entregados te da bastante igual las pintas que lleves.

En clase

Tu «yo» del primer año

Tienes tantas ganas de aprender cosas en la asignatura que te interesa que apuntas todo lo que dice el profesor. Quizá hasta seas uno de esos que se acerca a la mesa del profesor grabadora en mano para acribillarle a preguntas.

Tu «yo» del último año

Te has saltado tantas clases que ya ni siquiera puedes ponerte al día. Te pasas la clase mirando a la pared, ya que no te apetece nada que llegue la fase de revisión del temario de la próxima semana.

Trabajos

Tu «yo» del primer año

Sobresaliente es el esfuerzo que pones a todos los trabajos que entregas. Bueno, al menos a los primeros del año. Para la mayoría de los estudiantes, el primer año de la universidad no aporta mucho a las notas; es más bien un periodo de adaptación a la vida universitaria. Ya hincarás los codos más tarde.

Tu «yo» del último año

En tu escritorio se apilan los trabajos por entregar y queda poco para las fechas de entrega, así que no puedes desperdiciar un solo minuto. Probablemente pases semanas sin correr las cortinas de tu cuarto y cada miniviaje al frigorífico es tiempo perdido que podrías aprovechar para seguir con el proyecto de final de carrera.

En las actividades extracurriculares

Tu «yo» del primer año

Debes confesar que durante los primeros días se te ha ido la olla apuntándote a todo: equipo de baloncesto, club de lectura… aunque será solo cuestión de tiempo que dejes de ir a todo.

Tu «yo» del último año

Has conseguido seguir yendo a varias actividades durante varios años y ahora hasta ayudas a organizar el calendario anual de actividades y encuentros sociales.

De fiesta

Tu «yo» del primer año

Tal es el número de noches que pasas de borrachera y fiesta que ahora mismo tienes el cuerpo como para apuntarte a la lista de espera de trasplante de riñón. Tu agenda semanal está repleta de fiestas, barriles a media tarde, copitas en el piso de no sé quién y noches caóticas en la pista de baile. Nada te para.

Tu «yo» del último año

Has cambiado los tacones y los chupitos por cómodas alpargatas y noches en vela enfrente del proyecto de fin de carrera. Incluso si tienes algo de tiempo libre, estás siempre demasiado cansado para vestirse en condiciones, así que sales de fiesta en vaqueros y zapatillas.

Con la comida

Tu «yo» del primer año

Te das cuenta de lo poco preparado que estás para preparar algo comible. Al final te rindes y te pasas por el puesto de kebabs de la esquina con tanta frecuencia que el dueño y tú os habéis hecho colegas.

Tu «yo» del último año

Por fin has aprendido (más o menos) a cocinar algo más que pasta con atún y ahora haces una tortilla y unas albóndigas de rechupete. Incluso organizáis cenitas en el piso y os turnáis para cocinar, aunque eso no quita que de vez en cuando pilles un kebab para satisfacer tu antojo de comida grasienta a las tres de la mañana.

Con la bebida

Tu «yo» del primer año

El alcohol es una parte fundamental de tu vida.

Tu «yo» del último año

El alcohol es una parte fundamental de tu vida.

A final de curso

Tu «yo» del primer año

¿Ya han pasado nueve meses? Tienes unas ganas tremendas de acabar los exámenes para irte unos días a la playita y volver a tu pueblo y reencontrarte con tus amigos. ¡Que empiece la temporada de relax!

Tu «yo» del último año

Nada te aterra más que la idea de terminar la universidad y tener que enfrentarte al mundo laboral y la edad adulta. ¿Quién va a querer dejar de ser estudiante? ¿Dónde está el botón de reseteo?

Artículo original en inglés escrito por Annie Thompson, redactora del blog de Uni Baggage.

Traducción y adaptación al español de Irene Corchado


Gracias por leer este artículo.
¿Qué otras diferencias entre novatos y estudiantes de último curso se te ocurren? Cuéntanoslas en los comentarios. Y recuerda: si necesitas alojamiento universitario, en Uniplaces podemos ayudarte.

This post is also available in: Inglés Alemán

Thanks for reading this post

Reset Filters