menu
Descubrir

Tómate un Año Sabático, te puede cambiar la vida

Sara Antolín

This post is also available in: Inglés

Traducción por: Ainhoa Canales

Tomarse un año sabático es algo muy común entre los adolescentes americanos que están a punto de empezar la universidad. Sin embargo, esta experiencia se está convirtiendo cada vez más popular en Europa. Principalmente, son jóvenes estudiantes quienes deciden embarcarse en esta aventura. Pero, ¿sabes qué? Esta decisión puede tomarla cualquier persona, a cualquier edad. El objetivo principal de un año sabático es encontrarse a uno mismo y relajarse. Para esto no importa la edad. 

La buena noticia es que esta vivencia no tiene fecha de caducidad. Es cierto que, cuando más tiempo dejes pasar, más difícil resultará escaparte de tu rutina. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: por las responsabilidades. Tener un trabajo, una familia, amigos, o una mascota te frenarán a la hora de tomar esta decisión. Pero si realmente lo deseas, no dejarás que nada de esto te pare.

Así que la pregunta es: ¿cuándo deberías irte a vivir fuera? Cuando sientas que lo necesitas. Y, créeme, tomarse un año sabático en el momento adecuado puede traer a tu vida mucho más de lo que te imaginas.

A continuación te damos seis razones por las que deberías de tomarte un año sabático, al menos una vez en tu vida.

1. Te ayudará a solucionar tus dudas.

A veces, no se trata de que no estés preparado para tomar el siguiente paso en tu vida. Sino que simplemente necesitas ver las cosas desde otra perspectiva. Por eso es tan popular tomarse un año sabático antes de empezar la universidad o justo después de graduarte. Porque te ofrece la posibilidad de plantearte qué te gustaría estudiar realmente o hacer más adelante con tu vida.

A mí siempre me funciona. Cuando dejo de agobiarme por resolver una situación, siempre aparece la solución adecuada.

Un año sabático te dará el tiempo necesario para pensar en qué quieres hacer con tu vida y cual es el próximo paso que quieres tomar. || Foto por Cristina Gottardi en Unsplash

2.  Conocerás a gente diferente

Conocer a gente de todo el mundo te aportará muchos puntos de vista distintos. Te dejará ver la vida desde distintos ojos y te dará nuevas ideas. 

¿Cómo? Es fácil. Las cosas funcionan de diferente manera en cada país. Tal vez, hagan cosas de maneras diferentes a las que conoces. Puede que hasta tengan tradiciones que parecen extrañas a primera vista, pero que seguro que al final te van a gustar. Conocer diferentes perspectivas también te ayudará a aclararte.

Artículo relacionado: 10 apps que descargar antes de tu próximo viaje

3.  Te descubrirás a ti mismo 

Pasar tiempo con gente que conoces de toda la vida, hace que no sepas quién eres realmente cuando sales de tu zona de confort.

Un año sabático hará que te des cuenta de aspectos personales que no conocías hasta ahora. ¿Eres tan extrovertida como creías o eres más tímida de lo que pensabas? Todas estas respuestas te ayudarán a la hora de tomar decisiones en el futuro. Cuanto más te conozcas, mejor sabrás lo que quieres. Si decides viajar solo, tendrás que romper el hielo y ser un poco más extrovertido. Pero vale totalmente la pena. ¡Tal vez seas una persona muy social y todavía no lo sepas!

Puedes viajar a lugares tan increíbles como el de esta foto. || Foto por Bryan Garcia en Unsplash

4. Será una experiencia única en tu vida

Un año sabático no es solo para los estudiantes o las personas jóvenes. Es verdad, que cuanto más joven seas, menos ataduras tienes. Por lo tanto, más fácil te resultará dejarlo todo atrás y descubrirte a ti mismo durante un tiempo.

Pero no te obsesiones con la edad, ya que al final esto es solo un número. Personalmente, conozco a mucha gente que decidió tomarse un año sabático siendo más mayor, y también fue el mejor año de sus vidas. Yo, por ejemplo, terminé mi grado en la Universidad y antes de empezar el Master, decidí irme a vivir fuera.

Con todo esto, quiero decir que es mejor hacerlo, sea cuando sea, a arrepentirte de no haberlo hecho al final.

Artículo relacionado: 5 consejos a tener en cuenta si te mudas a otro país

5. Tendrás oportunidad para relajarte

¿Alguna vez te has sentido bloqueado? A veces tendemos a ir demasiado rápido y a ser muy impacientes con los resultados. Parece que todo siempre tiene que salir bien cuando la realidad es que no siempre es así.

Así que para, relájate y fluye. Es muy importante tomarse un descanso y recargar las pilas después de un periodo de estrés o antes de tomar una decisión importante. Sólo después de tomarte un buen descanso, serás capaz de hacer frente a un problema y volver al campo de batalla.

The gap year is your chance to read all those books you’ve been piling up. || Photo by Nathan Dumlao on Unsplash

6. Descubrirás una cultura totalmente distinta

¿Has pensado alguna vez en todas las cosas que no sabes porque nunca te imaginaste que podrían existir? Esto exactamente es el poder que te da viajar, “la única cosa que compras y te hace más rico”. Descubrir nuevas culturas abrirá tu mente y te hará una persona más tolerante en muchos aspectos de tu vida. Viajar también te hará más crítico y, probablemente, más creativo, ya que cuantas más cosas hayas visto, más ideas se te ocurrirán.


Tomarse un año sabático es algo sentirás que necesitas hacerlo en lo más profundo de ti mismo. Si te identificas con alguna de las razones nombradas en este artículo, no te lo pienses dos veces. Las mejor decisiones en esta vida son las inesperadas. Solo hay una cosa para la que tienes que estar preparado: ¡PREPÁRATE PARA EL MEJOR AÑO DE TU VIDA!

Traducción por: Ainhoa Canales

This post is also available in: Inglés

Thanks for reading this post

Reset Filters