menu
Más mierdas

12 barrios chulos de Europa para estudiantes

Irene Corchado

El problema de los rincones secretos es que no permanecen en secreto mucho tiempo. Cuando las ganas de compartir ese bar tan chulo al que has ido superan tu capacidad de estarte calladito el nombre del sitio llega a oídos de tus amigos, de sus primos y hasta del novio de sus mejores amigos. Y un abrir y cerrar de ojos todo quisqui se presenta allí.

Durante tus años universitarios normalmente vives a tiro de piedra del campus, pero, en cuanto tienes tiempo libre, pones rumbo a locales chulos emergentes antes de que se pongan de moda y eso requiere moverse. Si te gustaría vivir en un barrio chulo antes de que sea demasiado conocido, echa un vistazo a estos 12 barrios chulos de Europa para estudiantes.

1. Marvila (Lisboa)

 

A post shared by Carole with an e (@caro.strick) on

La capital portuguesa esconde un montón de rincones a los que acudir para escapar de las masas y entre los que deberías considerar está Marvila, un barrio emergente imprescindible.

Se ubica en la orilla noreste del Tajo, en una zona donde otrora ruinosos almacenes ahora albergan locales de moda donde comer, beber y pasar un buen rato. Varias empresas nuevas han añadido un toque de color y creatividad a este barrio de clase obrera.

No te pierdas las cuatro galerías de arte contemporáneo ubicadas en Marvila y disfruta de un buen café en Café com Calma antes de practicar tus habilidades de parkour en Spot Real. Por la noche pásate por Dois Corvos, la mejor fábrica de cerveza artesanal de Lisboa.

2. Cedofeita (Oporto)

 

A post shared by Natacha Gryelec (@chachabelec) on

Como segunda ciudad más importante de Portugal, Oporto tiene una rivalidad histórica con Lisboa como centro cultural. En cuanto a barrios hípsters se refiere, Cedofeita no tiene nada que envidiar a Marvila. Se sitúa a poca distancia del centro, por lo que se puede llegar a pie a los principales lugares de interés, y también alberga rincones secretos que solo los residentes conocen.

Visita el mercadillo de Porto Bello, en la Praça Carlos Alberto, los sábados, donde se encuentra la cafetería más antigua de la ciudad: Moustache. Después dirígete a la zona multicultural de Rua Miguel Bombarda y entra en sus galerías de arte con los ojos bien abiertos. Sus tiendas de muebles, joyerías, peluquerías y galerías contribuyen al ambiente artístico único de este barrio del que te costará alejarte.

3. Friedrichshain (Berlín)

 

A post shared by ⠀⠀? A l e x (@alexsiankov) on

Berlín lleva mucho tiempo siendo la niña bonita bohemia de Europa. Puede que Kreuzberg sea el barrio hípster más conocido, pero Friedrichshain tiene un montón de lugares chulos y pocos turistas. Antes pertenecía a Berlín Este y es famoso porque aquí se encuentra la East Side Gallery. En los últimos años ha sufrido los efectos de la gentrificación.

Por el día puedes ir a animadas cafeterías, restaurantes, cines y espacios verdes y por la noche te espera un ambiente increíble en los bares y locales de Revaler Strasse. En Berlín nunca puede faltar la buena comida, así que no olvides pasar por Simon-Dach-Strasse, donde podrás encontrar platos interesantes con influencias de todo tipo de culturas gastronómicas a precios bajos.

4. Glockenbach (Múnich)

 

A post shared by Viktoria Herdt (@the_real_vika) on

La capital bávara, famosa por el Oktoberest, también cuenta con algunas de las mejores universidades del país y barrios con mucha personalidad. De los mejores, tienes que visitar Glockenbach sí o sí.

Está situado cerca del río y camufla con éxito su originalidad, que salta a la vista en sus bares LGTB (y sus señales para peatones con muñecos del mismo sexo) que animan la noche de Müllerstrasse hasta altas horas de la madrugada.

Para hacerte una buena idea de lo que esconde Glockenbach ve a Hans-Sachs-Straße y entra en alguna de sus tiendas exclusivas, descansa al sol en la terraza de Café Sax o pásate por X-cess Bar, en Jahnstrasse, donde las mujeres son bienvenidas con piruletas y los hombres con gorros de la aviación rusa. ¿Un gesto raro o bonito? Tú decides.

5. Isola (Milán)

Imagina una isla urbana aislada de la ciudad y rodeada de la belleza milanesa. Eso es lo que encontrarás en Isola («isla» en italiano), una zona con un gran espíritu de comunidad que surgió como barrio de clase obrera tras la Segunda Guerra Mundial y donde aún pueden verse tiendas pequeñas y restaurantes tradicionales tipo trattoria.

Los numerosos locales creativos que han abierto en Isola han ayudado a mejorar el barrio y convertirlo en un lugar dinámico repleto de bares con estilo, restaurantes de comida fusión y tiendas gastronómicas. Los edificios de art nouveau parecen haber sido diseñados como un conjunto artístico en el que bares únicos como Frida, repleto de grafitis, encuentran su propia expresión sin pagar un alto precio.

6. San Lorenzo (Roma)

 

A post shared by Raffaella Tarantini (@_raffola_) on

Olvídate de esa imagen de Roma como ciudad histórica únicamente. El barrio de San Lorenzo muestra el lado más bohemio de Roma con un buen ambiente nocturno, deliciosa comida y un aire misterioso que lo convierte en la zona perfecta para huir de lo clásico.

En esta área universitaria de arte callejero se ha transformado una antigua residencia postindustrial para trabajadores ferroviarios en un centro modernísimo de espíritu joven.

Si buscas una alternativa para salir a los bares de Testaccio, pásate por los bares subterráneos del Centro Sociale como Jamrock, el único pub jamaicano de Roma. Participa en los encuentros independientes que organizan proyecciones de película, actuaciones musicales y clases de baile en Via dei Volsci, o compra un par de cervezas y únete a la gente que acude a la Piazza dell’Immacolata.

7. Camberwell (Londres)

 

A post shared by Camberwell Fair (@camberwellfair) on

Shoreditch, Dalston, Peckham y Tottenham han pasado de moda. Ahora los barrios de moda de Londres son Clapton, Walthamstow, Deptford y Camberwell. En este último la planta baja de las viviendas de estilo georgiano la ocupan tiendas y cafeterías, donde se respira un ambiente de antigua grandeza y se percibe un movimiento urbano en pleno auge sin perder el orgullo por conservar la personalidad del barrio.

Church Street es la principal arteria de la zona. Aquí podrás ver muchos locales temporales, pubs con encanto y galerías de arte como la South London Gallery. Numerosos estudiantes se mudan a Camberwell para asistir al College of Arts and Goldsmiths y le dan a este barrio un carácter joven. No te pierdas la Camberwell Fair, una feria que tiene lugar en julio durante solo un día y combina gastronomía, música en directo y una coctelería temporal.

8. Canal St Martin (París)

 

A post shared by Javier (@javier_paris_) on

En el noreste de París se encuentra Canal Saint-Martin, un pintoresco barrio con un canal del siglo XIX. En sus calles se alinean coloridas panaderías y estudiantes con prisas caminan a orillas del canal con bloques de pisos funcionales de fondo.

Si eres de los que les gusta estar al aire libre, no olvides visitar Quai de Valmy y Quai de Jemmapes los domingos, el día que París reserva la zona para ciclistas y peatones con una medida que buscar ofrecer una alternativa al caótico tráfico habitual de la capital francesa.

9. Nørrebro (Copenhague)

 

A post shared by Adam Brosbøl (@adam_brosboel) on

Nørrebro es uno de los diez barrios oficiales de Copenhague. Se sitúa en el noroeste de la ciudad y gracias a su carácter multicultural se ha convertido en uno de los barrios de moda.

Esta antigua zona obrera salpicada de coloridos edificios y con un ambiente animado ha sido el lugar elegido por muchas tiendas, cafeterías y restaurantes (incluido Kiin Kiin, el único restaurante tailandés con Estrella Michelín del mundo) para sus establecimientos. En la plaza Sankt Hans Torv se nota el espíritu despreocupado que invade el barrio.

A un corto paseo a pie de la estación, pasando los lagos, encontrarás Jægersborggade, una calle adoquinada repleta de cafeterías, coquetas tiendas y el evocador cementerio de Assistens, que alberga la tumba de Hans Christian Andersen.

10. Neubau (Viena)

 

A post shared by Hannes (@johannes__t) on

Como ciudad de residencia de Mozart y de un elegante baile clásico, Viena no suele venir a la mente como lugar alternativo. Sin embargo, su 7º distrito alberga una Viena muy distinta.

Neubau limita con el barrio de los Museos y Spittelberg, que parece haber revivido en los últimos años. Si antes el barrio de los Museos (Museumsquartier) albergaba los establos de la guardia del emperador, ahora alberga modernos museos e instituciones, tiendas, cafeterías y discotecas. Por su parte, Spittelberg se ha convertido en la meca de muchos estudiantes y profesionales creativos. Seguro que ves a gente cámara en mano buscando los mejores grafitis que fotografiar.

En Topkino, ubicado muy cerca de Mariahilfer Straße, encontrarás a toda la gente guay de la ciudad los domingos. Y subir a la torre del parque Esterhazy se ha convertido en plan imprescindible.

11. Leith (Edimburgo)

 

A post shared by Mark (@mark.doidge) on

Quedan pocos lugares escondidos en Edimburgo, pero el barrio portuario de Keith se está volviendo a poner de moda. En sus orígenes era un pueblecito pesquero que acabó uniéndose al norte de la ciudad y de zona industrial ha pasado a ser un lugar agradable que explorar.

Pasea por la orilla contemplando la mezcla de arquitectura antigua y moderna y haz parada en alguno de sus muchos bares y restaurantes, que tienen fama por ser los mejores del país. Con el estómago lleno ya puedes seguir recorriendo Leith y echar un vistazo a sus tiendas.

12. Amsterdam-Noord (Ámsterdam)

 

A post shared by Vanessa B (@hey_vness) on

Cualquier barrio de Ámsterdam es chulo, pero algunos destacan por encima del resto. Muchos artistas e intelectuales llevan tiempo saliendo por De Pijp y, aunque no hay indicios de que esta tendencia vaya a cambiar pronto (los estudiantes siguen yendo por el barrio año tras año), la nueva zona de moda es el barrio de Amsterdam-Noord, o también llamado simplemente Noord.

Está repleto de cafeterías con encanto, restaurantes étnicos y pequeños clubes de jazz y recuerda al Williamsburg de Nueva York hace unos años: un lugar moderno lleno de artistas, establecimientos ecológicos y orgánicos.

Las posibilidades de ocio aquí son variadas. Puedes ver una película en el museo del cine EYE, tomar una buena cerveza en la fábrica Oedipus o contemplar el paisaje industrial en el astillero NDSM-Werf.

Traducción/adapción de Irene Corchado


Gracias por leer este artículo.

¿Qué otros barrios chulos en Europa añadirías a la lista? Cuéntanoslo en los comentarios. Y recuerda que, si necesitas alojamiento universitario, en Uniplaces podemos ayudarte.

Thanks for reading this post

Reset Filters