Now Reading
Español de aquí, español de allá

Español de aquí, español de allá

El artículo de hoy lo firman Raquel y María, profesoras de español como lengua extranjera y autoras de El Blog para Aprender Español-Spanology, desde donde ofrecen clases de español como lengua extranjera por Skype.

Este artículo, Español de aquí, español de allá, intenta recoger la amplia variedad de términos para referirse a a la misma cosa que hay en España y Latinoamérica. ¿Qué otros términos añadirías a la lista?

Comida

Es el grupo donde más numerosas son las diferencias. Quizá en tu país estés acostumbrado a comer cambures si eres venezolano: en España los encontrarás bajo el nombre de plátanos. El otoño es la estación de los boniatos, como los llamamos en España y Cuba. Si vienes de Argentina, lo conocerás como batata y si vienes de Perú, como camote.

Es típico en España tomarse una cerveza acompañada de cacahuetes, que es como llamamos al maní. Análogamente, no pidas frijoles si eres mexicano ni caraotas si eres venezolano, o porotos si vienes de Chile. Se llaman alubias en España, y con ellas elaboramos la fabada asturiana.

Numerosos, ¿verdad?

En cuanto a fruta y verdura, he aquí las novedades: en el verano español comerás melocotones y albaricoques, que hasta ahora habrás llamado duraznos y damascos, si eres chileno. No busques frutillas, sino fresas. Si quieres zapallo, pide calabaza.

Si te gustan los huevos para el desayuno y eres guatemalteco, hondureño o mexicano, deja de pedir blanquillos. En México dices elote, aquí dirás mazorca de maíz.

Cosas de casa y objetos cotidianos

Para mantener limpio tu piso de estudiante, apunta estas diferencias:

Si eres venezolano, necesitarás una ponchera, ¿verdad? Cámbiala por un barreño. Comprad también pinzas para tender la ropa, que si eres argentino, hasta ahora habrás llamado broches de la ropa, palitos de tender si eres cubano y perros de la ropa si vienes de Chile.

Más sobre orden en casa: en el armario, colgamos la ropa en perchas. Si eres peruano, los habrás llamado colgadores y si eres venezolano, ganchos.

Para mandar una postal de Madrid o de Barcelona a tu familia, ve al estanco y compra sellos. No estampillas (eso solo en Argentina) ni timbres, si eres mexicano. ¿Con qué escribirás la tarjeta postal? En España, usamos un bolígrafo. Si vienes de Ecuador, querrás pedir un esfero, y si eres argentino, un birome. Un puntabola si vienes de Bolivia, y una lapicera si eres chileno. Aunque las variedades del español en el mundo sean mutuamente comprensibles, a veces, con ciertas palabras, parecería todo lo contrario.

Verbos que expresan movimiento

En gran parte de Hispanoamérica entendemos “apurarse” como el hecho de hacer las cosas deprisa, porque no tenemos mucho tiempo. Curiosamente, apurarse en España significa preocuparse y/o angustiarse, según la gravedad del asunto. Entonces, ¿Cómo se dice “apurarse” en España? La manera más frecuente de expresarlo usa una combinación de palabras: darse prisa.

Por supuesto, hay también maneras diferentes de darse prisa en Hispanoamérica. En México dirás correrle y en República Dominicana, darse rápido.

Otro verbo que crea equívocos es pararse. En España significa detenerse. Para nosotros, levantarse es lo que pararse es para muchos países hispanoamericanos. ¡Cuidado!

See Also
Place des Vosges

Verbos que expresan sentimientos y/o interacción humana

¿Qué significa echar de menos? Puede que en tu país añores o extrañes a los tuyos. Añorar y extrañar, en España, son dos verbos que usamos raramente, más relacionados con la literatura.

Aunque la colocación echar de menos se utiliza también en países como México, Chile y Cuba, en la gran mayoría de Hispanoamérica se usa solo el verbo extrañar.

Hacer daño es lo que decimos en España cuando alguien o algo nos provoca dolor, tanto físico como psicológico. Aunque también puedes decir herir, molestar, dañar o lastimar, no son tan frecuentes.

Lo contrario ocurre en casi todos los países de Hispanoamérica: el verbo más frecuente es lastimar, seguido de herir. Si durante tu estancia en España te lastimas, te recomendamos que digas que te has hecho daño.

En último lugar, hablaremos de cómo charlamos o hablamos o conversamos en España. Hablar y conversar son bastante frecuentes en tu país, si eres hispano. No lo es quizá tanto charlar. Si eres mexicano, estarás acostumbrado a platicar o dialogar. Si eres venezolano, quedarás con tus amigos para echar cuentos o chismear. Son verbos que no usamos en España.


Gracias por leer este artículo.

¿Conocías estas variantes? ¿Qué otros ejemplos añadirías a la lista? Cuéntanoslo en los comentarios. Recuerda que, si necesitas alojamiento en Uniplaces podemos ayudarte. 

Scroll To Top