Now Reading
6 compañeros del infierno con los que compartí piso

6 compañeros del infierno con los que compartí piso

housemates from hell woman in red

Nota del editor: Eric, redactor invitado, comparte una lista de seis compañeros del infierno con los que compartió piso durante sus dos años como universitario. Pasó los últimos seis meses en Lisboa como estudiante Erasmus y durante los próximos meses compartirá dicha experiencia en nuestro blog. ¿Alguno de los compañeros que menciona te recuerda a alguien? ¿Con cuántos de estos compañeros has compartido piso?

Hace dos años que empecé la carrera y ya he vivido en tres pisos, dos en mi Colonia natal y uno en Lisboa durante mi estancia Erasmus. Mi experiencia viviendo en alojamientos para estudiantes me ha permitido compartir casa con varios personajes curiosos. Pensaba que era el único, pero mucha gente que he conocido ha vivido con el mismo tipo de personas, por lo que pensé en crear una lista con los seis compañeros de piso más raros que he tenido (de menos raro a más raro).

6. El solitario

Puede pasar días enteros encerrado en casa. A veces te preguntas si seguirá vivo. Después de tres meses te planteas llamar a la policía o algo, pero luego te topas con él en la cocina de madrugada haciéndose un té. Esa será la última vez que lo veas.

Qué hacer: compra un sombrero de explorador y unos prismáticos y acampa en la puerta de su habitación para intentar estudiar sus movimientos. Quizá tengas que involucrar a otros compañeros en la actividad para poder hacer turnos.

housemates from hell the hermit
Compañero solitario, el primero de la lista porque al menos no te pone de los nervios.

5. El músico aficionado

Dicen que en todo piso de estudiantes de que se precie hay uno de estos. El mío era un bajista malísimo. ¿Soy yo o siempre tocan en el peor momento? El bajista solía tocar hasta muy tarde de lunes a viernes, a veces hasta las cuatro de la mañana, o muy temprano por la mañana los fines de semana.

Lo peor: espera a que llegue la época de los exámenes o se acerque la fecha de entregar trabajos. El músico tocará con más frecuencia y más alto de lo habitual para acabar con el estrés. Intenta que no acabe también con tu paciencia.

 

housemates from hell - amateur musician
Me gusta dormir, pero tu guitarra no me deja.

4. El dueño del frigorífico

Va al supermercado y compra todo lo que ve. Siempre guarda las sobras en el frigorífico. Todo va al frigorífico, pero luego nunca sale. Después de varios meses empecé a dedicar varias horas todos los sábados a tirar cosas en avanzado estado de putrefacción del frigorífico.

Qué hacer: equilibra el hecho de vivir con un dueño del frigorífico compartiendo también con un asaltafrigoríficos (más abajo).

Housemates from hell fridge hoarder
Todo va dentro, pero nada sale.

3. El asaltafrigoríficos

El anarquista de la cocina no entiende de propiedad privada. Cosa que ve, cosa que come. Ese heladito de Ben & Jerry’s que guardabas para una ocasión especial ya no está a salvo. Plantéate comprar un frigorífico pequeño y enchufarlo en tu cuarto.

Momentazo: cuando te das cuenta de que el asaltafrigoríficos no es ninguno de tus compañeros, pero el vecino se pasa mucho por tu casa últimamente.

housemates from hell fridge thief
Nada está seguro. Cualquier cosa del frigorífico está en su punto de mira.

2. El que se cabrea cuando juega

Me gusta jugar borracho al PES, Street Fighter o Halo en modo multijugador tanto como a cualquier otro chico de mi clase, pero compartir piso con el niño cabreado alemán puede llegar a ser bastante inquietante. Chicas y chicos perfectamente normales y calladitos pueden perder los papeles y tener serios problemas para controlar su ira en cuanto encienden la Xbox.

Qué hacer: si compartes casa con dos o tres amantes de los videojuegos simplemente observa cómo los insultos se vuelven cada vez más ridículos.

house mate from hell gamer
Si empiezas a cagarte en el familiar de alguien, sobre todo de alguien al que ni siquiera conoces, tienes que calmarte un poco.

1. El masterchef

De chef suele tener poco y vivirás episodios más propios de Pesadilla en la cocina. Descubrirás que es posible acabar con el techo lleno de tomate después de comer una lasaña precocinada. Pasarás horas limpiando la cocina, saldrás de casa un rato y a la vuelta te encontrarás una pila de platos sucios en el fregadero.

Lo peor: si usa siete platos y tres tazas solo para comer patatas fritas espera a que invite a cenar a sus amigos…

See Also

housemates from hell masterchef
Esta no es la típica pila de platos sucios de un piso de estudiantes. Es la habilidad de crear un episodio de Pesadilla en la cocina con poco presupuesto.

 

Estos son solo seis de los más de veinte compañeros de piso que he tenido hasta ahora. Con tu ayuda seguro que conseguimos hacer una lista de los 666 compañeros del infierno. Comparte tus sugerencias en la sección de comentarios.

Traducción de Irene Corchado


Gracias por leernos. Esperamos que vuelvas pronto por el blog. 

¿Qué te ha parecido el artículo? Comparte tu opinión en los comentarios.

Recuerda que si necesitas alojamiento para estudiantes en Europa , en Uniplaces estamos para ayudarte.

Segunda nota del editor: siempre aconsejamos que intentes llevarte de la mejor forma posible con todos tus compañeros. Recuerda que todos tenemos un diablillo dentro de nosotros.

Scroll To Top